Anónimo

“LO DIFICIL SE CONSIGUE, LO IMPOSIBLE, SE INTENTA”.
Nuestra historia empieza hace 7 años. Yo tenía 33 y mi marido 32. Nuestro matrimonio había tenido lugar no hacía mucho tiempo y no nos habíamos planteado en serio lo de tener hijos, pero tampoco poníamos medios para no tenerlos.
Puesto que yo no me quedaba embarazada y sin ser esto al principio motivo de intranquilidad, al año y medio de no poner medios para así queda embarazada, decidimos ir a hacerme una revisión ginecológica normal. Tras la consulta, obtuvimos un resultado en el que el ginecólogo nos decía que, aparentemente, todo estaba bien y no había motivo de preocupación, pero no obstante no estaría mal que fuésemos a nuestro médico de familia para que este nos derivase a reproducción asistida y allí iniciásemos un estudio más profundo. Según él, y como todo esto lleva mucho tiempo, podría quedarme embarazada mientras tanto.
Nosotros, haciendo caso al médico, acudimos a nuestro médico de familia para que nos enviase a reproducción asistida.
El tiempo pasaba y yo no me quedaba embarazada. Nuestra primera consulta en reproducción asistida de la seguridad social llego, si mal no recuerdo pasados ya los nueve meses. En ella me diagnosticaron una obstrucción tubárica bilateral. Para ver si se podía eliminar, la ginecóloga decidió hacerme una intervención por lamparoscopia para quitar esa posible obstrucción.
Tras pasar el tiempo y llegar el día de la intervención, en la misma puerta del quirófano, los médicos deciden que no me pueden intervenir porque presento una febrícula, la cual no conocíamos de su existencia y deciden mandarme para casa hasta que se me pase. Van pasando los días y vamos tomando con regularidad la temperatura corporal comprobando que en bastantes ocasiones se presenta esta febrícula. Nos llamaron en alguna ocasión más para realizar la intervención, pero al final hubo que desistir porque los episodios de febrícula no desaparecían, por lo que nuestra ginecóloga en la seguridad social, nos remitió de nuevo al médico de familia para que este a su vez nos enviase a medicina interna, y me pudiesen hacer un estudio más detallado pudiendo asi localizar el origen de la febrícula.
El tiempo pasó y pasó y entre pruebas y esperas pasaron más de dos años y no obtuvimos ningún resultado concreto.
Por entonces yo ya contaba con más de 37 años y el tiempo pasaba rápido y sin ningún avance. Era muy desesperante ver cómo, sin aún haber podido iniciar ningún tipo de tratamiento, nos enredábamos en pruebas y problemas médicos que surgían sin contar con ellos.
La febrícula, sin saber cómo ni porqué fue desapareciendo y en las siguientes consultas en reproducción asistida, decidieron que por mi edad pasaríamos directamente a realizar una FIV. Habíamos perdido 3 oportunidades de realizar una Inseminación Artificial y el tiempo había pasado sin darnos cuenta.
Dichas FIV transcurrieron de la siguiente forma:
- 1ª: No hubo embarazo
- 2ª: Hubo embarazo bioquímico
- 3ª: Tampoco hubo suerte.
Las oportunidades se habían agotado y por supuesto, tampoco pudimos dejar congelado ningún embrión. Teníamos que dejar la seguridad social y su diagnóstico la verdad es que no era muy alentador. Las pruebas realizadas decían que los gametos de mi marido podían servir y los míos en principio también, pero que la edad ya iba en nuestra contra.
Ya tenía casi 39 años y mis oportunidades se agotaban por lo que decidimos buscar una clínica externa para que nos ayudase y por recomendación de una compañera de mi trabajo nos decidimos a ir al Instituto Medico Integral (IMI).
Allí, la Dra. Marta Sánchez-Dehesa, tras contarle todo nuestro periplo y estudiar nuestro caso, decidió recomendarnos directamente el tratamiento por ovodonación.
No era lo que más nos entusiasmaba pero teníamos que tomar una decisión y la tomamos. Accedimos a realizar un ciclo por ovodonación. Por un problema con la donante, este primer tratamiento hubo que suspenderlo y volver a empezar. El tiempo seguía pasando para nosotros y cada vez nos desesperábamos más.
El IMI inició los preparativos para volver a realizar un nuevo ciclo con otra donante, pero cual fue nuestra sorpresa, que justo en la revisión previa antes iniciar el ciclo, me había quedado embarazada de forma natural.
Esta alegría que supuso para nosotros en un primer momento, solo nos duró 7 semanas, tras las cuales tuve un aborto. Esto me supuso pasar por el quirófano dos veces para realizarme un legrado y volverlo a repetir 2 días después por haber contraído una infección tras seguir teniendo restos del embarazo y tener que estar de nuevo otros cuatro meses de reposo, en espera para que mi cuerpo se recuperase. Por fin, tras esperar esos cuatro meses y unas cuantas revisiones por parte de la Dra. Marta Sánchez-Dehesa, para verificar que todo estaba correctamente, iniciamos el ciclo que culminó con la transferencia de dos embriones de los cuales ahora estoy embarazada de mellizos. A estas alturas ya estoy de 26 semanas y todo va viento en popa. Para el mes de Noviembre esperamos que tenga lugar el parto de las dos personitas y así culminar toda una travesía larga y difícil pero que al final ha tenido su recompensa, gracias a la ayuda de estos profesionales de IMI (Toledo) y en particular de la Dra. Marta Sánchez-Dehesa a la cual estamos muy agradecidos por el trato recibido tan amable, cercano, pero sobre todo tan profesional.
Por todo esto que habéis leído y muchas cosas más que puedan ocurrir (buenas y otras menos buenas) sin llegarlas a imaginar, os animamos a que nunca, nunca, nunca, perdáis la ilusión y la esperanza y que lo intentéis hasta el final. Esta gente del IMI son unos profesionales de verdad, transmiten amistad, ilusión y son sinceros. Merece la pena intentarlo con ellos.

2017-01-26T20:04:37+00:00
“LO DIFICIL SE CONSIGUE, LO IMPOSIBLE, SE INTENTA”. Nuestra historia empieza hace 7 años. Yo tenía 33 y mi marido 32. Nuestro matrimonio había tenido lugar no hacía mucho tiempo y no nos habíamos planteado en serio lo de tener hijos, pero tampoco poníamos medios para no tenerlos. Puesto que yo no me quedaba embarazada y sin ser esto al principio motivo de intranquilidad, al año y medio de no poner medios para así queda embarazada, decidimos ir a hacerme una revisión ginecológica normal. Tras la consulta, obtuvimos un resultado en el que el ginecólogo nos decía que, aparentemente, todo estaba bien y no había motivo de preocupación, pero no obstante no estaría mal que fuésemos a nuestro médico de familia para que este nos derivase a reproducción asistida y allí iniciásemos un estudio más profundo. Según él, y como todo esto lleva mucho tiempo, podría quedarme embarazada mientras tanto. Nosotros, haciendo caso al médico, acudimos a nuestro médico de familia para que nos enviase a reproducción asistida. El tiempo pasaba y yo no me quedaba embarazada. Nuestra primera consulta en reproducción asistida de la seguridad social llego, si mal no recuerdo pasados ya los nueve meses. En ella me diagnosticaron una obstrucción tubárica bilateral. Para ver si se podía eliminar, la ginecóloga decidió hacerme una intervención por lamparoscopia para quitar esa posible obstrucción. Tras pasar el tiempo y llegar el día de la intervención, en la misma puerta del quirófano, los médicos deciden que no me pueden intervenir porque presento una febrícula, la cual no conocíamos de su existencia y deciden mandarme para casa hasta que se me pase. Van pasando los días y vamos tomando con regularidad la temperatura corporal comprobando que en bastantes ocasiones se presenta esta febrícula. Nos llamaron en alguna ocasión más para realizar la...

Mariola

Cuando descubrimos nuestra esterilidad nuestro decisión fue iniciar el proceso de SER PADRES desde la discreción, pues el camino sabíamos que iba a ser duro y fue cuando acudimos a la doctora Marta Sánchez-Dehesa y su gran equipo de profesionales.
En mi lucha por formar una familia tuve que someterme a 2 ciclos de FIV:
- Después de varias semanas medicándome buscando el momento adecuado para iniciar el proceso del primer ciclo e incluso habiendo tenido que suspender el tratamiento en varias ocasiones, solo obtuvimos un embrión. La decepción fue grande pero finalmente terminó pesando 3,800kg.
- Del segundo ciclo se obtuvieron 7 embriones y tras una primera transferencia el análisis dio negativo, no hubo lloros pero sí una sensación de vacío y tristeza enorme.
Hoy por hoy tenemos una preciosa familia formada por 2 niños estupendos que llenan nuestras vidas de juguetes y pintadas en la pared, por no hablar de las noches sin dormir. Y pronto llegará a la familia el benjamín, que nos colmará de más llantos que sin dura serán el colmo de nuestra felicidad.
Todo ello no hubiese sido posible sin Marta y su equipo que siempre desde el optimismo más realista nos animaban a continuar cuando las expectativas no eran muy alentadoras, e incluso con la pérdida de uno de nuestros bebés cuyo corazón, con apenas 9 semanas de gestación, no resistió la ajetreada vida de mamá.
Os animo a todas a iniciar esta aventura de ser madres, una aventura que se avecina complicada, pero que en un alto porcentaje de casos termina con el llanto de un bebé sobre vuestro regazo.

2017-01-26T20:03:00+00:00
Cuando descubrimos nuestra esterilidad nuestro decisión fue iniciar el proceso de SER PADRES desde la discreción, pues el camino sabíamos que iba a ser duro y fue cuando acudimos a la doctora Marta Sánchez-Dehesa y su gran equipo de profesionales. En mi lucha por formar una familia tuve que someterme a 2 ciclos de FIV: - Después de varias semanas medicándome buscando el momento adecuado para iniciar el proceso del primer ciclo e incluso habiendo tenido que suspender el tratamiento en varias ocasiones, solo obtuvimos un embrión. La decepción fue grande pero finalmente terminó pesando 3,800kg. - Del segundo ciclo se obtuvieron 7 embriones y tras una primera transferencia el análisis dio negativo, no hubo lloros pero sí una sensación de vacío y tristeza enorme. Hoy por hoy tenemos una preciosa familia formada por 2 niños estupendos que llenan nuestras vidas de juguetes y pintadas en la pared, por no hablar de las noches sin dormir. Y pronto llegará a la familia el benjamín, que nos colmará de más llantos que sin dura serán el colmo de nuestra felicidad. Todo ello no hubiese sido posible sin Marta y su equipo que siempre desde el optimismo más realista nos animaban a continuar cuando las expectativas no eran muy alentadoras, e incluso con la pérdida de uno de nuestros bebés cuyo corazón, con apenas 9 semanas de gestación, no resistió la ajetreada vida de mamá. Os animo a todas a iniciar esta aventura de ser madres, una aventura que se avecina complicada, pero que en un alto porcentaje de casos termina con el llanto de un bebé sobre vuestro regazo.

Anónimo

Somos una pareja que hemos conseguido formar una familia gracias a la ayuda de la Dra. Marta Sánchez Dehesa.¡Su apoyo ha sido fundamental para conseguirlo!. Es un camino largo y difícil, con muchos altibajos, por lo menos en nuestro caso y Marta es una persona sincera y directa que te expone claramente las opciones que tienes, te anima a seguir y no deja que te desanimes mientras haya posibilidades. Busca insistentemente el modo de conseguir ese embarazo tan deseado, algo que agradeces mucho cuando decides ponerte en manos de un profesional.
Pero lo más importante es el trato cercano, familiar y humano que te brinda, está dispuesta a ayudarte en cualquier momento y eso es lo más importante: saber que está ahí y que siempre va a ser ella la que responda a nuestras dudas y nos ayude cuando haya problemas.
Ahora esperamos nuestro segundo hijo y le estamos inmensamente agradecidos porque seguro que sin su ayuda no lo habríamos logrado.

2017-01-26T19:43:38+00:00
Somos una pareja que hemos conseguido formar una familia gracias a la ayuda de la Dra. Marta Sánchez Dehesa.¡Su apoyo ha sido fundamental para conseguirlo!. Es un camino largo y difícil, con muchos altibajos, por lo menos en nuestro caso y Marta es una persona sincera y directa que te expone claramente las opciones que tienes, te anima a seguir y no deja que te desanimes mientras haya posibilidades. Busca insistentemente el modo de conseguir ese embarazo tan deseado, algo que agradeces mucho cuando decides ponerte en manos de un profesional. Pero lo más importante es el trato cercano, familiar y humano que te brinda, está dispuesta a ayudarte en cualquier momento y eso es lo más importante: saber que está ahí y que siempre va a ser ella la que responda a nuestras dudas y nos ayude cuando haya problemas. Ahora esperamos nuestro segundo hijo y le estamos inmensamente agradecidos porque seguro que sin su ayuda no lo habríamos logrado.

Beatriz

Toda la vida, por muy joven que seas, en algún momento piensas, cuando tenga hijos.... Pues ese momento llegó para mi marido y para mí. Supongo que todo el mundo nunca piensa que va a tener problemas para tener un hijo, que es algo natural y que vendrá nada más plantearlo, pero los meses pasan y ves que no llega y empezamos a impacientarnos, pero aún recelosos a la idea de que algo no iba bien.
Decidimos ir a la consulta de la Dra. Sánchez-Dehesa tras un año de espera, y el diagnóstico no fue bueno, pero preferíamos saberlo y no seguir teniendo una esperanza frustrada todos los meses.
Partíamos de un diagnóstico con factor masculino, pero a priori y mediante FIV, nuestro tan anhelado deseo se podía cumplir. El diagnóstico se complicó, cuando una vez comenzado el tratamiento no fue todo lo bien que esperábamos, porque yo también tenía un problema de fertilidad.
Es duro hacerse a la idea de que existe un problema de fertilidad en la pareja, pero gracias a los avances en las técnicas de reproducción esto se puede solventar, y al igual que para otras dolencias o enfermedades existen ramas de la medicina que lo curan, ¿por qué para curar tu "maltrecha fertilidad" no vas a utilizar esos avances médicos?
Es un proceso muy duro, en todos los niveles, personalmente psíquico más que físico, con altibajos durante el tratamiento, pasas de pensar "seguro que esta vez lo conseguimos" a "no lo vamos a conseguir nunca". Pasa a ser el centro de muchas conversaciones con tu pareja, a ocupar mucho tiempo en tus pensamientos durante el día, a ser un poco el "centro de tu vida", pero sacas fuerzas de esa ilusión tan grande que quieres conseguir y comenzamos el tratamiento. No todo salió bien a la primera, pero a la segunda sí, después de tomar las decisiones oportunas para que cada ciclo de FIV fuera lo más exitoso posible. Estaremos eternamente agradecidos a la Dra. Sánchez-Dehesa y a su equipo, quien dejó de ser la Doctora para convertirse en Marta, una profesional cercana, humana y clara con los diagnósticos, con las alternativas que barajábamos, y las soluciones, un apoyo, asesoramiento y ánimo constante, a cualquier hora y día de la semana. Mil gracias, hoy y siempre...

2017-01-26T19:32:19+00:00
Toda la vida, por muy joven que seas, en algún momento piensas, cuando tenga hijos.... Pues ese momento llegó para mi marido y para mí. Supongo que todo el mundo nunca piensa que va a tener problemas para tener un hijo, que es algo natural y que vendrá nada más plantearlo, pero los meses pasan y ves que no llega y empezamos a impacientarnos, pero aún recelosos a la idea de que algo no iba bien. Decidimos ir a la consulta de la Dra. Sánchez-Dehesa tras un año de espera, y el diagnóstico no fue bueno, pero preferíamos saberlo y no seguir teniendo una esperanza frustrada todos los meses. Partíamos de un diagnóstico con factor masculino, pero a priori y mediante FIV, nuestro tan anhelado deseo se podía cumplir. El diagnóstico se complicó, cuando una vez comenzado el tratamiento no fue todo lo bien que esperábamos, porque yo también tenía un problema de fertilidad. Es duro hacerse a la idea de que existe un problema de fertilidad en la pareja, pero gracias a los avances en las técnicas de reproducción esto se puede solventar, y al igual que para otras dolencias o enfermedades existen ramas de la medicina que lo curan, ¿por qué para curar tu "maltrecha fertilidad" no vas a utilizar esos avances médicos? Es un proceso muy duro, en todos los niveles, personalmente psíquico más que físico, con altibajos durante el tratamiento, pasas de pensar "seguro que esta vez lo conseguimos" a "no lo vamos a conseguir nunca". Pasa a ser el centro de muchas conversaciones con tu pareja, a ocupar mucho tiempo en tus pensamientos durante el día, a ser un poco el "centro de tu vida", pero sacas fuerzas de esa ilusión tan grande que quieres conseguir y comenzamos el tratamiento. No todo salió bien a...

Cristina

Tengo una niña de dos años y de nuevo me encuentro embarazada de 21 semanas, y aunque los dos embarazos los hemos logrado a través de FIV/ICSI, mi experiencia ha sido muy distinta en ambos.
En mi primer embarazo lo logramos ¡en el primer intento!
No sé por qué, siempre había pensado que me costaría quedarme embarazada (no tenemos ningún antecedente familiar) e intentaba estar informada sobre este tema. Así que tras 6 meses intentándolo de forma natural animé a mi marido a ir a consulta para hacernos las pruebas (a los chicos esto les cuesta). Tras superar la noticia inicial nos animamos a intentarlo y aunque no hay que negar que conlleva un coste emocional fuimos salvando todos los obstáculos (con la ayuda profesional y personal de Marta) y lo logramos en poco tiempo.
Cuando nuestro bebé tenía un año y medio decidimos que queríamos darle un hermanito. En ese momento teníamos 38 años y preferíamos no esperar más.
Tras la experiencia anterior, éramos muy optimistas pero sin olvidar que las estadísticas están ahí y que esta vez podía no ser igual.
Comenzamos el ciclo y llegamos al día siguiente a la punción. Esperamos en casa la llamada de la Clínica para saber cuántos embriones habíamos conseguido. Creo que ese día fue el peor de mi vivencia en todo este proceso. Nunca me pude imaginar que los embriones conseguidos fueran no evolutivos.
Recibimos el apoyo de la familia y de los profesionales del centro y al día siguiente ya estaba animada a intentarlo de nuevo.
En nuestro segundo intento conseguimos dos embriones que, finalmente, no se quisieron quedar con nosotros.
Tras pensarlo en familia y hablando con nuestra doctora decidimos intentarlo por tercera y última vez. Esta vez sólo conseguimos un bonito embrión, pero, ¡que se quedó con nosotros!
Tengo que reconocer que no era muy optimista después de los negativos anteriores pero finalmente, ¡fue posible!

2017-01-26T19:35:25+00:00
Tengo una niña de dos años y de nuevo me encuentro embarazada de 21 semanas, y aunque los dos embarazos los hemos logrado a través de FIV/ICSI, mi experiencia ha sido muy distinta en ambos. En mi primer embarazo lo logramos ¡en el primer intento! No sé por qué, siempre había pensado que me costaría quedarme embarazada (no tenemos ningún antecedente familiar) e intentaba estar informada sobre este tema. Así que tras 6 meses intentándolo de forma natural animé a mi marido a ir a consulta para hacernos las pruebas (a los chicos esto les cuesta). Tras superar la noticia inicial nos animamos a intentarlo y aunque no hay que negar que conlleva un coste emocional fuimos salvando todos los obstáculos (con la ayuda profesional y personal de Marta) y lo logramos en poco tiempo. Cuando nuestro bebé tenía un año y medio decidimos que queríamos darle un hermanito. En ese momento teníamos 38 años y preferíamos no esperar más. Tras la experiencia anterior, éramos muy optimistas pero sin olvidar que las estadísticas están ahí y que esta vez podía no ser igual. Comenzamos el ciclo y llegamos al día siguiente a la punción. Esperamos en casa la llamada de la Clínica para saber cuántos embriones habíamos conseguido. Creo que ese día fue el peor de mi vivencia en todo este proceso. Nunca me pude imaginar que los embriones conseguidos fueran no evolutivos. Recibimos el apoyo de la familia y de los profesionales del centro y al día siguiente ya estaba animada a intentarlo de nuevo. En nuestro segundo intento conseguimos dos embriones que, finalmente, no se quisieron quedar con nosotros. Tras pensarlo en familia y hablando con nuestra doctora decidimos intentarlo por tercera y última vez. Esta vez sólo conseguimos un bonito embrión, pero, ¡que se quedó con nosotros!...

Esther

Cuando éramos pequeñas soñábamos con tener tres o cuatro hijos. ¡Todo niñas!, o ¡mitad y mirad!, según los casos. Pero a esas edades uno no se plantea si podrá tenerlos; se da por hecho: ¿Cómo no voy a poder tenerlos yo, que ni fumo, ni bebo... y voy a misa todos los domingos?... Así que, tras un año de casados, mi marido y yo decidimos dejar de poner medios y dar vía libre a la naturaleza para que siguiera su curso... pero ésta decidió seguirlo por otro lado. Al menos, nuestra "naturaleza" no se dejaba ver!. Así que, al año de intentarlo con todas nuestras fuerzas (y cada vez con mayor desesperación, todo hay que decirlo...), nos pusimos en manos de Marta Sanchez Dehesa-Rincón y su equipo. Ir a su consulta desde Madrid era un paseo, pero echando la vista atrás... ha sido el paseo más maravilloso de nuestra vida. 7 meses de viajes Madrid-Toledo-Madrid... 5 inseminaciones fallidas... muchas lágrimas, algún que otro golpe sobre la mesa, miles de "¿por qué a mi!??" y algo así como 20 billetes de Ave... Gonzalo fue una realidad.
Los que tenemos un hijo por fecundación in vitro podemos asegurar, "cuándo, dónde, cómo y con quién "surgió el milagro!... y, en nuestro caso, el milagro fue mayor todavía porque sólo pudieron ponerme un embrión y éste se implantó a la primera. 8 meses y media después... Gonzalo estaba en nuestros brazos. No podíamos ni podemos dejar de mirarlo y maravillarnos del milagro que la Doctora Marta y su maravilloso equipo hicieron con nosotros.
Merece la pena el esfuerzo... las lágrimas ya no parecen tantas; los viajes no los recordamos tan largos; las discusiones no fueron tan gordas... Todo mereció la pena. Mañana mismo volveríamos a pasar por ello sin pensarlo. Es más, ya nos lo estamos planteando para el año que viene.
Gracias Marta por habernos dado lo mejor de nuestra vida.

2017-01-26T19:31:04+00:00
Cuando éramos pequeñas soñábamos con tener tres o cuatro hijos. ¡Todo niñas!, o ¡mitad y mirad!, según los casos. Pero a esas edades uno no se plantea si podrá tenerlos; se da por hecho: ¿Cómo no voy a poder tenerlos yo, que ni fumo, ni bebo... y voy a misa todos los domingos?... Así que, tras un año de casados, mi marido y yo decidimos dejar de poner medios y dar vía libre a la naturaleza para que siguiera su curso... pero ésta decidió seguirlo por otro lado. Al menos, nuestra "naturaleza" no se dejaba ver!. Así que, al año de intentarlo con todas nuestras fuerzas (y cada vez con mayor desesperación, todo hay que decirlo...), nos pusimos en manos de Marta Sanchez Dehesa-Rincón y su equipo. Ir a su consulta desde Madrid era un paseo, pero echando la vista atrás... ha sido el paseo más maravilloso de nuestra vida. 7 meses de viajes Madrid-Toledo-Madrid... 5 inseminaciones fallidas... muchas lágrimas, algún que otro golpe sobre la mesa, miles de "¿por qué a mi!??" y algo así como 20 billetes de Ave... Gonzalo fue una realidad. Los que tenemos un hijo por fecundación in vitro podemos asegurar, "cuándo, dónde, cómo y con quién "surgió el milagro!... y, en nuestro caso, el milagro fue mayor todavía porque sólo pudieron ponerme un embrión y éste se implantó a la primera. 8 meses y media después... Gonzalo estaba en nuestros brazos. No podíamos ni podemos dejar de mirarlo y maravillarnos del milagro que la Doctora Marta y su maravilloso equipo hicieron con nosotros. Merece la pena el esfuerzo... las lágrimas ya no parecen tantas; los viajes no los recordamos tan largos; las discusiones no fueron tan gordas... Todo mereció la pena. Mañana mismo volveríamos a pasar por ello sin pensarlo. Es más, ya nos...

Sagrario

Llevo 15 años casada y 14 años intentado tener un bebé. Estuve en la Seguridad Social, me hicieron un estudio de esterilidad, y a mi marido también y todo perfecto. Nos diagnosticaron infertilidad por causa desconocida. Me hicieron 6 IA, en la 5ª me quede embarazada, pero a las 6 semanas, tuve un aborto espontáneo. A continuación me hicieron 3 FIV, y ninguna me dio positivo, y me echaron de allí, la Seguridad Social ya no te cubre más tratamientos. Nos fuimos a una clínica Madrid, aquí me hicieron otra FIV, y volvió a salir negativo, y me recomendaron pasar a ovodonación me hicieron 4 ovodonaciones, en la 1ª me quede embarazada, pero a las 8 semanas, el embrión dejó de latir, me tuvieron que hacer un legrado.
Entonces decidimos cambiar de clínica y nos fuimos al IMI en Toledo. Aquí me hicieron un tratamiento de ovodonación y el resultado fue negativo y entonces la doctora nos aconsejó hacer un tratamiento con donación de los dos gametos del cual me he quedado EMBARAZADA.
Mi caso no es típico, pero hay miles de mujeres como yo, que cada día se preguntan por qué no pueden quedar embarazadas, mientras que quienes no desean concebir, caen encintas al primer descuido. No es justo, pero es una realidad con la que debemos aprender a vivir. Duele escuchar que hay quienes traen bebés a este mundo sin desearlos, que los abandonan, que los maltratan, que nos los quieren. Quienes ansiamos un bebé y no logramos concebirlo, sufrimos cada vez que nos damos cuenta de las ironías de la vida.
Sufrimos cuando nos preguntan ¿Y cuándo vas a tener un bebé? y nos limitamos a contestar No todavía, porque no deseamos admitir que lo estamos intentando infructuosamente. Sufrimos cuando nuestra pareja nos mira con ojos esperanzados y le decimos que la prueba de embarazo fue negativa. O que nos llegó la regla.
Es un dolor silencioso, del cual cuesta hablar. Algo no me funciona y siento que fallo como mujer. Sin embargo, es bueno contarle a quienes nos desean sólo cosas buenas y nos pueden brindar un apoyo que no tiene precio en los momentos más difíciles. En mi caso, aparte de mi esposo el cual aunque yo egoístamente no me daba cuenta, él lo ha pasado también muy mal y ha estado ahí, soportando mi mal humor, apoyándome en todo y dándome mucho cariño. He contado con mi hermana que siempre ha sido capaz de subirme el ánimo.
Para terminar, lo que sí os quiero decir, que en mi caso, después de 15 años el pasado 2 de febrero he tenido una niña preciosa, que me llena de felicidad y de alegría cada vez que la miro, pero desgraciadamente todas las historias no tienen el mismo final y cuando te metes en este mundo de la infertilidad hay que ser consciente de que no siempre se consigue, el 100% de posibilidades no existe y hay muchos casos que no lo consiguen. Ánimo a todas y espero que mi historia os sirva para daros esperanza.

2017-01-26T19:03:11+00:00
Llevo 15 años casada y 14 años intentado tener un bebé. Estuve en la Seguridad Social, me hicieron un estudio de esterilidad, y a mi marido también y todo perfecto. Nos diagnosticaron infertilidad por causa desconocida. Me hicieron 6 IA, en la 5ª me quede embarazada, pero a las 6 semanas, tuve un aborto espontáneo. A continuación me hicieron 3 FIV, y ninguna me dio positivo, y me echaron de allí, la Seguridad Social ya no te cubre más tratamientos. Nos fuimos a una clínica Madrid, aquí me hicieron otra FIV, y volvió a salir negativo, y me recomendaron pasar a ovodonación me hicieron 4 ovodonaciones, en la 1ª me quede embarazada, pero a las 8 semanas, el embrión dejó de latir, me tuvieron que hacer un legrado. Entonces decidimos cambiar de clínica y nos fuimos al IMI en Toledo. Aquí me hicieron un tratamiento de ovodonación y el resultado fue negativo y entonces la doctora nos aconsejó hacer un tratamiento con donación de los dos gametos del cual me he quedado EMBARAZADA. Mi caso no es típico, pero hay miles de mujeres como yo, que cada día se preguntan por qué no pueden quedar embarazadas, mientras que quienes no desean concebir, caen encintas al primer descuido. No es justo, pero es una realidad con la que debemos aprender a vivir. Duele escuchar que hay quienes traen bebés a este mundo sin desearlos, que los abandonan, que los maltratan, que nos los quieren. Quienes ansiamos un bebé y no logramos concebirlo, sufrimos cada vez que nos damos cuenta de las ironías de la vida. Sufrimos cuando nos preguntan ¿Y cuándo vas a tener un bebé? y nos limitamos a contestar No todavía, porque no deseamos admitir que lo estamos intentando infructuosamente. Sufrimos cuando nuestra pareja nos mira con ojos esperanzados...

Anónima, 27 años

¡¡Hola futuras mamis!!
Os contare mi experiencia personal para animaros en esto de la maternidad, para que os deis cuenta de que no sois las únicas que han tenido o están teniendo algún pequeño problemilla.
A los 16 años aproximadamente me diagnosticaron síndrome de ovario poliquístico y empece a tomas diane. Cuando la maternidad llamó a mi puerta hacía unos meses que había dejado el tratamiento con los anticonceptivos y volvía a tener la regla no regular así que empecé a tomar ovusitol durante unos meses, Me estaba funcionando y se me estaban empezando a acortar los ciclos menstruales poco a poco, que por aquel entonces me duraban casi dos meses, pero en ese momento me dio la creciente fiebre de los gimnasios y se me descontroló la cabeza... empece a hacer mucho ejercicio físico y a controlarme demasiado la alimentación, llegué a adelgazar en pocos meses más de 20 kilos y como secuencia de ello empecé a sufrir amenorrea...
Siempre había tenido relación con mi ginecóloga Marta pero simplemente se trataba de la típica revisión de vez en cuando, y fue en ese momento cuando acudí a ella. Como trabajo personal tuve que darme cuenta de que lo que estaba haciendo no estaba bien y que no era saludable como yo pensaba, me había creado a mí misma un problema bastante serio que si no resolvía podía volverse fatal, y por otro lado Marta me mandó varios ciclos de anticonceptivos para intentar regenerar el endometrio.
Tras varias pruebas y varias analíticas pocos meses después conseguimos nuestro objetivo, estaba recuperada del problema que me había creado y podía empezar un tratamiento con omifín para solucionar el tema del síndrome de ovario poliquístico.
Empecé muy animada el primer ciclo, lo complementé con ovitrelle y con progesterona, pero este ciclo no dio resultado positivo....Lo mismo paso con el segundo y el tercer ciclo, la misma ilusión y la misma decepción...En este punto, aún sabiendo que Marta que había dicho que habría que hacer 6 ciclos estaba muy negativa, empezaba a pensar que lo mismo mi pareja y yo teníamos algún problema, se me pasaban todo tipo de cosas por la cabeza, la principal que si no podría ser mami nunca... He de decir que mi pareja tiene 31 años y yo 27, por lo que por ser jóvenes y aparentemente sanos se presupone que no has de tener dificultades para quedarte embarazada...Constantemente me fijaba en las personas que dicen que se quedan sin buscarlo, en esas adolescentes que salen en la televisión que con 16 años se quedan embarazadas...Al mismo tiempo estaba agobiando y machacando a mi pareja, que con la misma ilusión y la misma decepción que yo intentaba animarme.
Empecé el cuarto ciclo, decidí dejar la mente en blanco y dejar que pasaran los días. En ese ciclo intenté no agobiar tanto a mi pareja y estar de mejor humor y sorprendentemente ¡lo conseguí! ¡Ahora mismo estoy embarazada de 3 meses y medio y no puedo estar más feliz de lo que estoy!
Deciros que todo el proceso merece la pena, que cuando lo consigues todo lo pasado y todas las preocupaciones se olvidan y que la ilusión y la felicidad te embargan. Algo muy importante que os recomiendo es que intentéis sobrellevar todo el tratamiento de la mejor manera posible, es muy importante que no deterioreis la relación con vuestras parejas, debéis de ser conscientes de que ellos tienen la misma ilusión y preocupación que vosotras y de que el tratamiento puede llegar a ser muy largo sobretodo si tenéis que pasar a temas de inseminación, necesitáis estar más unidos que nunca.
Bueno, con todo esto me despido, espero haberos sido de ayuda.
¡¡¡¡Un saludo y un abrazo muy fuertes!!!!

2017-01-26T19:39:29+00:00
¡¡Hola futuras mamis!! Os contare mi experiencia personal para animaros en esto de la maternidad, para que os deis cuenta de que no sois las únicas que han tenido o están teniendo algún pequeño problemilla. A los 16 años aproximadamente me diagnosticaron síndrome de ovario poliquístico y empece a tomas diane. Cuando la maternidad llamó a mi puerta hacía unos meses que había dejado el tratamiento con los anticonceptivos y volvía a tener la regla no regular así que empecé a tomar ovusitol durante unos meses, Me estaba funcionando y se me estaban empezando a acortar los ciclos menstruales poco a poco, que por aquel entonces me duraban casi dos meses, pero en ese momento me dio la creciente fiebre de los gimnasios y se me descontroló la cabeza... empece a hacer mucho ejercicio físico y a controlarme demasiado la alimentación, llegué a adelgazar en pocos meses más de 20 kilos y como secuencia de ello empecé a sufrir amenorrea... Siempre había tenido relación con mi ginecóloga Marta pero simplemente se trataba de la típica revisión de vez en cuando, y fue en ese momento cuando acudí a ella. Como trabajo personal tuve que darme cuenta de que lo que estaba haciendo no estaba bien y que no era saludable como yo pensaba, me había creado a mí misma un problema bastante serio que si no resolvía podía volverse fatal, y por otro lado Marta me mandó varios ciclos de anticonceptivos para intentar regenerar el endometrio. Tras varias pruebas y varias analíticas pocos meses después conseguimos nuestro objetivo, estaba recuperada del problema que me había creado y podía empezar un tratamiento con omifín para solucionar el tema del síndrome de ovario poliquístico. Empecé muy animada el primer ciclo, lo complementé con ovitrelle y con progesterona, pero este ciclo no dio...

María

Me diagnosticaron Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) con 16 años. Desde entonces he usado métodos anticonceptivos porque no consigo que me baje el periodo con regularidad ya que se me forman quistes en los ovarios. A todo ello debo añadir que tengo sobrepeso lo que es uno de los motivos por los que no tengo más regularidad en los periodos. Por ello cuando decidí quedarme embarazada, mi principal problema era que no ovulaba. Primero intenté bajar de peso al mismo tiempo que tomaba dos sobres diarios de OVUSITOL y al ver que no lo lograba, empecé con el primer ciclo de OMIFIN y OVITRELLE. Por suerte, logré el embarazo en el primer ciclo aunque continué tomando PROGEFFIK hasta la semana 12 de embarazo.

2017-01-26T19:38:25+00:00
Me diagnosticaron Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) con 16 años. Desde entonces he usado métodos anticonceptivos porque no consigo que me baje el periodo con regularidad ya que se me forman quistes en los ovarios. A todo ello debo añadir que tengo sobrepeso lo que es uno de los motivos por los que no tengo más regularidad en los periodos. Por ello cuando decidí quedarme embarazada, mi principal problema era que no ovulaba. Primero intenté bajar de peso al mismo tiempo que tomaba dos sobres diarios de OVUSITOL y al ver que no lo lograba, empecé con el primer ciclo de OMIFIN y OVITRELLE. Por suerte, logré el embarazo en el primer ciclo aunque continué tomando PROGEFFIK hasta la semana 12 de embarazo.

África

Somos dos chicas y nuestro sueño como pareja es ser madres. Llegamos al Instituto Médico Integral(IMI)a través de una amiga (no habíamos visitado ningún otro centro antes).Sin tener ni idea de en qué consiste la reproducción artificial, llegamos el primer día y nos encontramos con la Doctora Marta y Pepi (su enfermera). En su explicación, Marta, no pudo ser más clara, sincera y directa. Íbamos a comenzar un proceso largo, con muchos altibajos, muchas visitas al centro, medicación, análisis, etc...
Marta tiene el DON de transmitir a la persona más nerviosa y vulnerable la fuerza y confianza que se necesita para llegar a ser madre. Y en nuestro caso, hemos necesitado mucha de esa fuerza. Estoy convencida de que estamos embarazadas gracias a ella. Por ser una impecable profesional, por animarnos, regañarnos, cuidarnos y hasta querernos a su manera.
Mientras escribo, nuestro hijo me está dando patadas. Muchas gracias a Marta y a todo su equipo.

2017-01-26T19:07:41+00:00
Somos dos chicas y nuestro sueño como pareja es ser madres. Llegamos al Instituto Médico Integral(IMI)a través de una amiga (no habíamos visitado ningún otro centro antes).Sin tener ni idea de en qué consiste la reproducción artificial, llegamos el primer día y nos encontramos con la Doctora Marta y Pepi (su enfermera). En su explicación, Marta, no pudo ser más clara, sincera y directa. Íbamos a comenzar un proceso largo, con muchos altibajos, muchas visitas al centro, medicación, análisis, etc... Marta tiene el DON de transmitir a la persona más nerviosa y vulnerable la fuerza y confianza que se necesita para llegar a ser madre. Y en nuestro caso, hemos necesitado mucha de esa fuerza. Estoy convencida de que estamos embarazadas gracias a ella. Por ser una impecable profesional, por animarnos, regañarnos, cuidarnos y hasta querernos a su manera. Mientras escribo, nuestro hijo me está dando patadas. Muchas gracias a Marta y a todo su equipo.

María del Carmen

Mi pareja y yo decidimos tener un hijo lo intentamos pero no ,nos quedábamos , decidimos ir de médicos ,nos dijeron que pasaba, se me diagnostico obstrucción de trompas, en el hospital nos dijeron que la única forma para tener hijos seria median fecundación in vitro (FIV), nos apuntaron en la lista de espera de mínimo 2 años y pensamos en ir a otro medico para una segunda valoración y nos dijeron lo mismo y decidimos hacerlo en el IMI de Toledo con la doctora Sanchez Dehesa, desde el principio se nos explico como seria todo, tanto la preparación, como el tratamiento y posterior fecundación, todo fue facil ya que la doctora no ponia impedimientos para seguir nuestro caso fuese cual fuese el momento, como todo al principio nos surgieron muchas dudas y mucho temor al fracaso, conforme pasaban los dias , y durante el tratamiento previo a la fecundacion, la doctora nos daba mucha esperanza por la buena respuesta al tratamiento, una vez finalizado el tratamiento, realizamos la fecundacion en Madrid y en 3 semanas entre tratamiento y fecundacion ya estabamos embarazados, ahora estamos de 8 semanas y estamos muy felices de poder sentir que nuestro bebe esta creciendo en mi.
Os ANIMAMOS a todos que tengáis algún problema para tener hijos que lo intentéis porque realmente funciona, y aunque puede resultar caro, desde mi punto de vista merece la pena sin duda.

2017-01-26T19:44:58+00:00
Mi pareja y yo decidimos tener un hijo lo intentamos pero no ,nos quedábamos , decidimos ir de médicos ,nos dijeron que pasaba, se me diagnostico obstrucción de trompas, en el hospital nos dijeron que la única forma para tener hijos seria median fecundación in vitro (FIV), nos apuntaron en la lista de espera de mínimo 2 años y pensamos en ir a otro medico para una segunda valoración y nos dijeron lo mismo y decidimos hacerlo en el IMI de Toledo con la doctora Sanchez Dehesa, desde el principio se nos explico como seria todo, tanto la preparación, como el tratamiento y posterior fecundación, todo fue facil ya que la doctora no ponia impedimientos para seguir nuestro caso fuese cual fuese el momento, como todo al principio nos surgieron muchas dudas y mucho temor al fracaso, conforme pasaban los dias , y durante el tratamiento previo a la fecundacion, la doctora nos daba mucha esperanza por la buena respuesta al tratamiento, una vez finalizado el tratamiento, realizamos la fecundacion en Madrid y en 3 semanas entre tratamiento y fecundacion ya estabamos embarazados, ahora estamos de 8 semanas y estamos muy felices de poder sentir que nuestro bebe esta creciendo en mi. Os ANIMAMOS a todos que tengáis algún problema para tener hijos que lo intentéis porque realmente funciona, y aunque puede resultar caro, desde mi punto de vista merece la pena sin duda.

Anónimo

Somos una pareja que hemos conseguido formar una familia gracias a la ayuda de la Dra. Marta Sánchez Dehesa.¡Su apoyo ha sido fundamental para conseguirlo!. Es un camino largo y difícil, con muchos altibajos, por lo menos en nuestro caso y Marta es una persona sincera y directa que te expone claramente las opciones que tienes, te anima a seguir y no deja que te desanimes mientras haya posibilidades. Busca insistentemente el modo de conseguir ese embarazo tan deseado, algo que agradeces mucho cuando decides ponerte en manos de un profesional.
Pero lo más importante es el trato cercano, familiar y humano que te brinda, está dispuesta a ayudarte en cualquier momento y eso es lo más importante: saber que está ahí y que siempre va a ser ella la que responda a nuestras dudas y nos ayude cuando haya problemas.
Ahora esperamos nuestro segundo hijo y le estamos inmensamente agradecidos porque seguro que sin su ayuda no lo habríamos logrado.

2017-01-26T20:02:07+00:00
Somos una pareja que hemos conseguido formar una familia gracias a la ayuda de la Dra. Marta Sánchez Dehesa.¡Su apoyo ha sido fundamental para conseguirlo!. Es un camino largo y difícil, con muchos altibajos, por lo menos en nuestro caso y Marta es una persona sincera y directa que te expone claramente las opciones que tienes, te anima a seguir y no deja que te desanimes mientras haya posibilidades. Busca insistentemente el modo de conseguir ese embarazo tan deseado, algo que agradeces mucho cuando decides ponerte en manos de un profesional. Pero lo más importante es el trato cercano, familiar y humano que te brinda, está dispuesta a ayudarte en cualquier momento y eso es lo más importante: saber que está ahí y que siempre va a ser ella la que responda a nuestras dudas y nos ayude cuando haya problemas. Ahora esperamos nuestro segundo hijo y le estamos inmensamente agradecidos porque seguro que sin su ayuda no lo habríamos logrado.

Maribel

La primera vez que fuimos a consulta al IMI, salí convencida de que mi sueño se iba a hacer realidad con la persona a la que amo.
Que te hablen mirándote a los ojos y mientras te dicen que confíes, que tranquilidad que es un camino que hay que recorrer(y que al final se olvida lo pasado, cuando ves que late un corazón, se te encoge el estómago). Que no va a ser fácil pero que ella (Marta) está ahí para lo que necesites: dudas, llamarla a cualquier hora. Incondicional y todo muy a las claras.
Todo el proceso ha estado lleno de emociones, de risas, llantos....pero siempre sin perder el norte. Apoyando a tu pareja sin flaquear. Ha sido muy importante que la doctora, como todo el equipo, nos hayan tratado a una pareja homosexual (en este caso dos chicas)como a cualquier pareja heterosexual. Tampoco me he sentido como un número más en sus estadísticas. Si no como un logro de vida para parejas como nosotras.
Gracias Marta.

2017-01-26T19:28:04+00:00
La primera vez que fuimos a consulta al IMI, salí convencida de que mi sueño se iba a hacer realidad con la persona a la que amo. Que te hablen mirándote a los ojos y mientras te dicen que confíes, que tranquilidad que es un camino que hay que recorrer(y que al final se olvida lo pasado, cuando ves que late un corazón, se te encoge el estómago). Que no va a ser fácil pero que ella (Marta) está ahí para lo que necesites: dudas, llamarla a cualquier hora. Incondicional y todo muy a las claras. Todo el proceso ha estado lleno de emociones, de risas, llantos....pero siempre sin perder el norte. Apoyando a tu pareja sin flaquear. Ha sido muy importante que la doctora, como todo el equipo, nos hayan tratado a una pareja homosexual (en este caso dos chicas)como a cualquier pareja heterosexual. Tampoco me he sentido como un número más en sus estadísticas. Si no como un logro de vida para parejas como nosotras. Gracias Marta.

Anónimo, 34

Hola
Soy una chica de Toledo de 34 años.
Tengo una niña de 5 años que nos costó mucho tenerla, ahora queríamos darla un hermanit@ y tras años de espera decidimos ir alguna clínica para ver que podía pasar. Nos decidimos por IMI por estar en Toledo (buena elección).
Tras unas pruebas nos dicen que tengo baja reserva ovárica, que si quiero tener mas hijos había que hacer una fecundación in vitro ya.
Cuando te lo dicen te quedas... se viene el mundo abajo, ¿por qué a mi?
Así que decidimos no esperar más y intentarlo, ya que era nuestro deseo de ser padres otra vez.Se hace dura la espera, tantos pinchazos, pruebas....nunca llega el momento de la punción.Y después la trasferencia dices, hago reposo, me quedo en casa, hago vida normal, quieres que todo salga bien.Pero más dura es la espera de llegar a que te hagan la beta y ver el resultado.
Gracias a Dios y a " MARTA" por supuesto lo hemos conseguido y podré tener a mi bebe (si Dios quiere).
Un saludo

2017-01-26T19:40:59+00:00
Hola Soy una chica de Toledo de 34 años. Tengo una niña de 5 años que nos costó mucho tenerla, ahora queríamos darla un hermanit@ y tras años de espera decidimos ir alguna clínica para ver que podía pasar. Nos decidimos por IMI por estar en Toledo (buena elección). Tras unas pruebas nos dicen que tengo baja reserva ovárica, que si quiero tener mas hijos había que hacer una fecundación in vitro ya. Cuando te lo dicen te quedas... se viene el mundo abajo, ¿por qué a mi? Así que decidimos no esperar más y intentarlo, ya que era nuestro deseo de ser padres otra vez.Se hace dura la espera, tantos pinchazos, pruebas....nunca llega el momento de la punción.Y después la trasferencia dices, hago reposo, me quedo en casa, hago vida normal, quieres que todo salga bien.Pero más dura es la espera de llegar a que te hagan la beta y ver el resultado. Gracias a Dios y a " MARTA" por supuesto lo hemos conseguido y podré tener a mi bebe (si Dios quiere). Un saludo

Carmen

A los 31 años llegó la noticia, como un jarro de agua fría,en un control ginecológico rutinario: tengo menopausia precoz y por consiguiente adiós a la maternidad... pero no. Después de caer en manos de buenos profesionales, nos recomiendan la ovodonación. Al principio nos parece una idea descabellada, fuera de lugar, pero poco a poco vamos asumiendo nuestro problema y llegamos a una conclusión que nos dañaba y provocaba muchísimo dolor, PERO si queríamos ser padres había que ser realistas y esa era la única vía.
Después de dos duros años, varios intentos ,ciclos y betaesperas, hoy por hoy, se encuentra entre mis brazos lo más amado e importante que tenemos, MI HIJA. Por eso ,aunque duela, sufras,...no desesperes, ponte en manos de buenos profesionales, déjate asesorar, confía en ellos y lo más importante sé paciente....Al final llegará.

2017-01-26T19:26:30+00:00
A los 31 años llegó la noticia, como un jarro de agua fría,en un control ginecológico rutinario: tengo menopausia precoz y por consiguiente adiós a la maternidad... pero no. Después de caer en manos de buenos profesionales, nos recomiendan la ovodonación. Al principio nos parece una idea descabellada, fuera de lugar, pero poco a poco vamos asumiendo nuestro problema y llegamos a una conclusión que nos dañaba y provocaba muchísimo dolor, PERO si queríamos ser padres había que ser realistas y esa era la única vía. Después de dos duros años, varios intentos ,ciclos y betaesperas, hoy por hoy, se encuentra entre mis brazos lo más amado e importante que tenemos, MI HIJA. Por eso ,aunque duela, sufras,...no desesperes, ponte en manos de buenos profesionales, déjate asesorar, confía en ellos y lo más importante sé paciente....Al final llegará.

Anónimo

Este texto va para todas aquellas personas que están teniendo problemas para poder tener hijos, mi recomendación es que no pierdan la esperanza, yo conseguí quedarme embarazada y ahora estamos deseando que nazca para poder ver su carita.

Somos una pareja joven que nos diagnosticaron un problema por parte de mi marido (problema muy pequeño, porque todo tiene solución), no generaba la cantidad suficiente de esperma y los del recuento eran de muy baja calidad. La Dra. Sanchez-Dehesa en todo momento nos dijo que eso no era ningún problema y que estaba convencida que seríamos padres, nos apoyó y nos ayudó como si fuéramos de su propia familia. Posteriormente a mí me diagnosticaron un problema en el útero, me pusieron en tratamiento y se solucionó.

Una vez que nos hicieron todas las pruebas (analíticas, pruebas genéticas para descartar posibles deficiencias en el futuro bebé…) nos pusimos en tratamiento de fertilidad, directamente a la FIV (ya que no había otra manera de hacerlo y para no perder el tiempo). La Dra. Sánchez-Dehesa nos veía muy a menudo, llevaba un seguimiento muy riguroso y al detalle, nos veía hasta los domingos (para mí no tengo palabras de agradecimiento hacia ella, es nuestro Ángel de la guardia y el de nuestra futura pequeña).  Por fin llegó el momento de sacarme los óvulos que se habían generado tras el tratamiento hormonal, me sacaron 11, de los cuales sólo fueron válidos 4 y al unirlos con el esperma de mi marido solamente quedaron 2. Cuando llegó el momento de la implantación decidí ponerme los dos. En ese momento yo lo estaba viendo todo y vi como mi pequeña se metía dentro de mí, fue tal la sensación, que me dio por llorar.

Lo peor de todo es la espera de los 15 días hasta que te hacen el análisis de la beta y te dan los resultados. Yo empecé a sangrar y creía que me estaba bajando el periodo pero era el sangrado de implantación. Mi pequeña ya estaba agarrándose a la vida. Llegó el día de los resultados, confirmado, estamos embarazados.  Yo no sabía qué hacer en el trabajo, solo llorar y llorar no podía parar, y mi marido cuando me oyó llorar y le dije los resultados, parecía un niño con una rabieta sin saber que decir.

En definitiva, solamente quiero dar ánimos a todas aquellas parejas que están teniendo dificultades para poder tener hijos, que no desesperen, que no se agobien, sé que es difícil hacerlo y muy fácil que yo lo diga ahora, pero la esperanza es lo último que se pierde.  Agradezco todo el trato de los profesionales, en especial a la Dra. Sánchez-Dehesa, ya que ha sido nuestro apoyo en todo momento,  incluso ahora en el seguimiento del embarazo sigue siendo nuestro Ángel de la guarda.

Así que chic@s, ánimo y a por todas.
1.0
2018-04-10T14:24:11+00:00
Este texto va para todas aquellas personas que están teniendo problemas para poder tener hijos, mi recomendación es que no pierdan la esperanza, yo conseguí quedarme embarazada y ahora estamos deseando que nazca para poder ver su carita. Somos una pareja joven que nos diagnosticaron un problema por parte de mi marido (problema muy pequeño, porque todo tiene solución), no generaba la cantidad suficiente de esperma y los del recuento eran de muy baja calidad. La Dra. Sanchez-Dehesa en todo momento nos dijo que eso no era ningún problema y que estaba convencida que seríamos padres, nos apoyó y nos ayudó como si fuéramos de su propia familia. Posteriormente a mí me diagnosticaron un problema en el útero, me pusieron en tratamiento y se solucionó. Una vez que nos hicieron todas las pruebas (analíticas, pruebas genéticas para descartar posibles deficiencias en el futuro bebé…) nos pusimos en tratamiento de fertilidad, directamente a la FIV (ya que no había otra manera de hacerlo y para no perder el tiempo). La Dra. Sánchez-Dehesa nos veía muy a menudo, llevaba un seguimiento muy riguroso y al detalle, nos veía hasta los domingos (para mí no tengo palabras de agradecimiento hacia ella, es nuestro Ángel de la guardia y el de nuestra futura pequeña).  Por fin llegó el momento de sacarme los óvulos que se habían generado tras el tratamiento hormonal, me sacaron 11, de los cuales sólo fueron válidos 4 y al unirlos con el esperma de mi marido solamente quedaron 2. Cuando llegó el momento de la implantación decidí ponerme los dos. En ese momento yo lo estaba viendo todo y vi como mi pequeña se metía dentro de mí, fue tal la sensación, que me dio por llorar. Lo peor de todo es la espera de los 15 días hasta que...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR